Con Norita, pedimos justicia

25/01/2020

Integrantes del Consejo Directivo Provincial de Córdoba de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), acompañadas por representantes de ATE de distintas regionales de la provincia, junto a la Secretaria General Adjunta de CTAA Nacional, Claudia Baigorria, escoltaron a la Madre de Plaza de Mayo -Línea Fundadora- Nora Cortiñas a la sede del Penal de Bouwer para reunirse y apoyar el pedido de Justicia por Flavia Saganías.


Flavia Saganías, «una mamá amorosa y luchadora, una leona», como la definieron sus compañeras de «A.S.I. (Abuso Sexual Infantil) NO» de Capilla del Monte, se halla desde noviembre pasado tras las rejas condenada por el supuesto delito de instigar a la violencia, mediante un posteo en su muro de facebook en el cual advertía acerca de los abusos que su ex pareja había realizado sobre su hija de 7 años. En su elocución pública en redes, Flavia denunciaba la inacción por parte de las distintas instancias judiciales a las que se dirigió buscando justicia ante el caso, ya que el abusador se encontraba libre a pesar de las denuncias. Su propósito era que se tuviese cuidado con los menores que pudiesen acercarse al abusador, a partir del desamparo judicial. A pesar de la situación, Flavia cercenaba cualquier expresión de violencia de quienes participaban del «estado» en su muro. Sin embargo, enterados a partir del posteo de la situación, un hermano y la madre de la acusada -sin que Flavia supiese- fueron al domicilio de la ex pareja y, por las lesiones propiciadas y tras la respectiva instancia judicial, un Jurado Popular de 12 personas determinó la culpabilidad y condenó a ambos autores materiales a 23 años de prisión mediante una sentencia dictada por un tribunal que integra la Cámara del Crimen de Cruz del Eje.

Lo inaudito, es que la misma condena -caratulada bajo el delito de «instigación»- recayó sobre Flavia, quien lo único que realizó fue advertir sobre los cuidados que debían tenerse ante este sujeto. «Lo que hicieron con Flavia no fue una condena, fue un linchamiento popular. A Flavia la trataron de «loca», de «abortera», de «mala madre», de mentirosa, de todo lo que la justicia patriarcal nos viene dando muestras en causas sumamente injustas», expresó la Adjunta Nacional de CTAA Claudia Baigorria, en una conferencia de prensa llevada a cabo ayer en la sede del Círculo Sindical de la Prensa de Córdoba Capital.
El apoyo de «Norita»

En este marco Nora Cortiñas, «Norita» como se la conoce en el ámbito de las organizaciones sociales, con sus 89 años no dudó en acompañar la lucha del colectivo «Justicia para Flavia Saganías» que, desde Capilla del Monte, lugar donde está radicada Flavia y se produjo el hecho, ha ido creciendo y buscando adhesiones ante una causa «donde quien buscaba justicia ante una situación aberrante, termina tras las rejas», expresaron desde el colectivo. 

«Estoy profundamente preocupada -expresó Norita tras visitar en horas de la mañana el penal de Bouwer junto a otras 10 militantes de organizaciones feministas y abogadas/os de la condenada por la Justicia de Córdoba- ya que el caso de Flavia es un caso de violación flagrante de los derechos humanos de ella y de su hija e hijos al negarle a ambas partes el derecho de estar en familia. Vamos a recurrir tantas veces sea necesario a todas las instancias que hagan falta, tanto nacionales -hasta la Corte Suprema de Justicia- como internacionales -la Comisión Interamericana de Derechos Humanos- para que esta condena patriarcal, abusiva -ya que no se condice con ninguna prueba de que Flavia haya realmente instigado a integrantes de su familia a la reacción desesperada de estos-, contra una madre que no fue acompañada por el Estado en su proceso de búsqueda de justicia, sino más bien todo lo contrario, pueda volverse atrás», expresó Cortiñas.

Además, la militante de derechos humanos remarcó que la otra parte sustantiva del caso es que quien realizó las acciones contra la niña se encuentra libre «mostrando a todas luces lo aberrante del caso». «Flavia debe tener una prisión domiciliaria cuanto antes para seguir el proceso con sus niños, como la ley admite y poder demostrar su inocencia», reafirmó.»No nos acostumbremos a estas injusticias. Seamos todos y cada uno y cada una quienes propongamos cosas para hacer. En nuestras organizaciones, en todos lados», invitó Norita.

Por su parte, Baigorria remarcó que «nos vamos confiadas de que nuestra CTA Autónoma, que viene interviniendo en casos de violencia machista, va a acompañar estas causas hasta las ultimas consecuencias, desde su nivel nacional, pero también desde el Consejo Directivo Provincial, en Río Cuarto, en todas las regionales que nos hemos ido sumando a este pedido».
Acompañamiento permanente
«Es muy difícil acompañar las causas de abuso sexual en la infancia porque nos vemos enfrentadas a todo tipos de adversidades: desde el pago de abogados, el llevar a los niños a los tratamientos a cientos de kilómetros ya que en nuestra localidad no se realizan; hasta estas situaciones donde el acompañamiento comunitario lo realizamos a una familia que se ha quedado sin su mamá injustamente», explicaron en la conferencia las compañeras de Flavia de Capilla de Monte. Remarcaron que «si bien hay acompañamiento comunitario, leas y los niños necesitan a su mamá con ellos».Gabriela Alcoba, Secretaria de Género de la CTA-A Río Cuarto, remarcó que «la presencia y el acompañamiento invaluable de Norita sirven para visibilizar este caso que desde la Central venimos acompañando junto a múltiples organizaciones». 

Alcoba agregó que «estamos sumamente preocupadas por la situación de Flavia, por los derechos de sus niñxs que hoy están bajo la custodia de su hijo mayor, pero que necesitan a su madre consigo, pero además por el gravísimo precedente que sienta la Justicia con esta sentencia, donde una mamá que denuncia la violación de su hija por parte de un familiar queda expuesta sin pruebas, condenada a 23 años de prisión. Es un caso emblemático que puede servir para la Justicia machista en todo el país».