Con ATE hasta el fin del mundo

17/01/2020

El Secretario Adjunto de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) Seccional Río Cuarto, Pablo Pavetto, se encuentra integrando un contingente que realiza tareas de mantenimiento en la Base Marambio de la Antártida Argentina. Comentarios, vivencias e impresiones en primera persona formuladas por este trabajador del Área Material Río Cuarto, con asiento en Las Higueras, desde el Continente Blanco.

Los audios enviados por WhatsApp traen nítida la voz de Pavetto desde nuestra Antártida donde llegó el 22 de diciembre -previa escala en Río Gallegos, Santa Cruz- como miembro de un grupo de trabajo que participa de la campaña dedicada a hacer todo el mantenimiento de la Base Marambio.

“Ya desde hace muchos años nosotros tenemos la posibilidad de venir a realizar estos trabajos que consisten en mantenimiento de todo tipo: Desde aislación de techo, seleccionar toda la parte de residuos que es lo que acá se cuida -hay un acuerdo de la protección del Continente, el Tratado Antártico- y hacemos también eso”, señala el dirigente de los estatales riocuartenses.

Y añade: “Hemos estado trabajando en carpintería, muebles, también en toda una remodelación de aberturas de PVC nuevas, toda la colocación. El otro día nos tocó hacer el apoyo a los helicópteros, la carga de combustible, en fin -recalcó- todas las capacidades que tienen los trabajadores civiles de las Fuerzas Armadas se aplican acá en la Base Marambio para el mantenimiento en el verano, para que luego la dotación de casi 60 personas pueda pasar todo el año en las mejores condiciones”.

El trabajo es duro: “Hacemos el acondicionamiento de combustible para los calefactores, la descarga de todo el material que viene en lo helicópteros, provisiones de alimentos para todo el año. Esa es nuestra tarea en venir a la Antártida”, dice y no oculta su orgullo como argentino y trabajador estatal.

Puesto a contar cómo se dio la oportunidad de vivir esta experiencia, Pavetto señala: “Se dieron las condiciones familiares, laborales y hasta en el gremio para poder estar acá y hay que aprovechar esta oportunidad. Es una experiencia dura, mucho trabajo. Trabajamos desde las 8 hasta las 13 horas y desde las 15 hasta las 18. Más si hay vuelo, viene el Hércules y nosotros hacemos el apoyo del vuelo, la carga y la descarga, recibimiento de la gente, empieza la Campaña de Verano de la Dirección Nacional Antártica, la DNA, donde vienen los científicos que van a los campamentos o que vienen acá a la Base”.

“Hay mucha gente, llegó a haber casi 180 personas en esta semana, ya ahora fueron dirigidos a las otras bases que están cerca o a los campamentos que hay acá cerca de la isla que es donde van los científicos”, apunta.

Pavetto informó que “inicialmente venimos por 35 días y en función de las necesidades, si hace falta, nos quedamos un tiempo más, eso depende de las necesidades o de que venga otro grupo y nos reemplace. Hay mucho trabajo de pico y pala y el laburo es doble por la nieve, barro, frío y demás”.

Cuenta que “hay pocas mujeres pero hay. Algunas mujeres mecánicas de helicópteros, en la cocina y la jefa de cocina, todo personal militar en su mayoría. Personal Civil del Área Material Río Cuarto está Cristian Romero, afiliado nuestro de ATE, y yo. Después todos los otros que hay, gente de Río Cuarto, son militares, que cuando necesitan la parte técnica se la aportamos nosotros”.

Luego de los consabidos saludos de despedida Pavetto no duda en expresar: “Después de conocer la Antártida y la tarea que realizan, puedo decir que la gente que está acá, en este espacio estratégico para la defensa de la Soberanía Nacional, hace Patria todos los días, aunque muchas veces desde el Continente no los tengamos en cuenta”.

Palabra de trabajador.

Palabras de estatal.

Hasta la vuelta compañero.

CTAA CÓRDOBA